Archivo mayo 2015 | mensual

Publicado por en Sociedad

4 comentarios

La parroquia de San Carlos Borromeo ha organizado el II Encuentro por la Paz y la Convivencia en Euskal Herria. Lo ha terminado haciendo en el auditorio Marcelino Camacho de CCOO porque habiendo aceptado inicialmente el Congreso de los Diputados que se hiciera en la sala Ernest Lluch, la presión de algunas víctimas consiguió impedir su celebración en la sede de la soberanía popular, volviendo a demostrar que la tienen secuestrada. Algunas víctimas siguen mandando en la agenda del gobierno en este asunto tan crucial. || Sigue leyendo

Publicado por en Sierra Noroeste, Sociedad

6 comentarios

¡Qué intenso ha sido este proceso electoral que culmina en la jornada del 24 de mayo! ¡Cuántas ilusiones puestas en pie para un imprescindible cambio, cuanta esperanza de que nos pasen a gobernar quienes anteponen el sentido de lo humano a lo mercantil, lo colectivo a lo individual, cuánto deseo de un generoso vuelco en las instituciones. Pero sobre lo que quiero reflexionar es sobre lo feo y penoso que ha resultado también el proceso en la gran mayoría de los municipios. || Sigue leyendo

Publicado por en Arte y cultura, Libros

No hay comentarios

Vaya por delante que El secreto de Sócrates es una novela bien escrita, intensa, que resulta atractiva al lector. Una obra para disfrutarse sin prisas. Nuestra sociedad obliga por lo general a una prosa sintética, urgente. Y si digo que esta es una novela excesiva, alguien pensará: “como es un exceso es mala”. No. Esta novela es un exceso en el sentido de riqueza, de vida, sus páginas son un verdadero semillero de pensamientos y de gozos literarios. || Sigue leyendo

¡Vergüenza!

May
2015
01

Publicado por en Sierra Noroeste, Sociedad

3 comentarios

Sí, me da vergüenza mi país. Me avergüenzan las gentes que tienen mis mismos intereses y que transitan por la vida como los gusanos de los que hablaba Emiliano Zapata (”El que quiera ser águila que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre, pero que no grite cuando le pisen”). Y más que vergüenza me dan asco mis gobernantes. ¡Qué vergüenza de país y, seguramente, de mundo! ¡Qué asco de sistema podrido! || Sigue leyendo