22M: Gobierno Dimisión

Mar
2014
23

Publicado por en Sociedad

1 comentario

Ayer Madrid se llenó de manifestantes de toda España. Ayer la representación activa de la gran parte de la población volvió a mostrar su indignación por el estado de cosas en que han sumido a nuestro país. Ayer se volvió a mostrar en la calle la rabia de un pueblo al que le están despojando de casi todo. Ayer se repitieron las características del sistema: manipulación informativa, desproporcionado comportamiento policial cuando no directamente violento, silencio indiferente del gobierno que sólo espera que la ilusión se desvanezca con el paso de los días y la manifestación no tenga las consecuencias que debiera de tener, la sensación de impotencia de la gente que ha aprendido que de momento no hay dirección política que convierta la fuerza del pueblo en favor de una estrategia encaminada a derribar este gobierno y a iniciar el camino del indispensable cambio de este sistema corrupto, injusto y cruel.

Una multitud convocada por el mensaje de que vivimos en un país en estado de emergencia, lanzado por trescientos colectivos sociales, una multitud que pertenece a una sociedad cada vez más harta, que cada vez está más cerca del umbral de la pobreza, que se queda sin casa injustamente al quedarse sin trabajo, sin servicios indispensables. cada mes más asfixiada por la subida de los precios, de los servicios más indispensables como la luz, por el pago de parte de las medicinas, con el miedo a que la sanidad continúe su camino de deterioro.

Ayer Madrid oyó cientos de miles de voces gritando pan, techo, justicia, derechos, soberanía. Pero ayer, ni hoy hay respuesta del gobierno, que debiera haber ya dimitido. No, el gobierno no tiene nada que decir, el gobierno va a lo suyo, tomando continuamente medidas a favor de los suyos, de la casta dominante, de los bancos y de las grandes empresas. Y los medios de comunicación importantes permanecen mientras haciendo bloque para tergiversar y mentir sobre lo que pasa en la calle, sobre lo que piensa la gente, sobre lo esencial. Desde luego no merece la pena de los marhuendas y rojos de las tertulias, convertidos en verdaderos voceros de la mentira, de lo miserable, de lo ruin, de lo que está al otro lado del pueblo y le chupa la sangre.

Nadie nos va a tener en cuenta, somos nosotros los que los que tenemos que imponer las soluciones, y la primera y más urgente es derribar al gobierno. Preparémonos para hacerlo, de una vez, ¿o necesitamos más razones?

1 comment

  1. Rosa Alvarez Andrade

Trackback e pingback

No trackback ni pingback disponibles para este articulo

Escribe un comentario