Podemos. Dejarme la alegría.

May
2014
26

Publicado por en Sociedad

5 comentarios

Permitirme que esté contento. Sé que el ascenso de la extrema derecha en Europa es sumamente peligroso, que haya vuelto a ganar las elecciones el PP en España (pírricamente, desde luego, como lo demuestra esa fantástica patética imagen de Génova vacía, con los funcionarios del partido desmontando la parafernalia mitinera del balcón porque no se presentó ni un alma militante) es inconcebible si no fuera que sabemos cómo funciona el mundo, que la abstención sea mayoritaria es insostenible… Pero los 5 diputados que ha conseguido Podemos me ha llenado de una alegría cargada de ilusión y de esperanza.

Detrás de ese triunfo está (también) ese 15M que muchas gentes de izquierda han denostado, al que demasiados han exigido resultados, al que algunos han considerado ya muerto. El 15M era, y es, un movimiento social vivificador, no era qué o quién para conseguir réditos políticos. Pero sí se necesitaba que alguna formación lo hiciera, y las existentes no han sabido aprender lo que se ha estado exigiendo en las calles, ni siquiera lo han intentado, acomodados en sus estructuras, sus formalismos y sus privilegios.

Se abre una etapa llena de color que somos cada uno de nosotros los encargados de mimar, de que no se marchite, de que no se frustre sabiéndonos responsables y protagonistas. Porque eso es lo que nos ha demostrado Podemos: que nosotros somos capaces, siempre que lo intentemos, siempre que estemos dispuestos a arriesgar, a volcarnos en la defensa de nuestras ideas, en la decidida conquista de lo que necesitamos para desarrollarlas en la sociedad.

Se está diciendo que ha acabado el bipartidismo y otras sandeces por el estilo. Y cuando digo sandeces no es con intención de ofender, sino de subrayar que no se pueden hacer aseveraciones de esa índole cuando lo único que se han hecho es conseguir determinado resultado en unas lecciones, mientras todo el sistema sigue impertérrito, cuando las leyes siguen siendo las mismas (incluida la electoral), cuando siguen mandando los mismos grandes empresarios y banqueros, y los mismos países ricos, y las mismas instituciones elitistas, cuando la educación para el voto se lleva a cabo en todas las televisiones cargadas de programas para construir memos sin raciocinio.

Más que nunca es el momento de no echar las campanas al vuelo, no es momento de triunfalismos, de creernos más que nadie. Es el momento de entender el desafío que tenemos por delante.

Es hora de trabajar en los círculos, de enriquecerlos, de convertirlos en vigilantes activos ante errores o desviaciones, en nutridores de ideas e iniciativas, de participación colectiva. Y de dialogar con los otros, y de construir esa indispensable plataforma unitaria en la que quepamos todos, porque si no, anoche no habrá servido de nada.

Pero dejarme hoy con mi alegría, que ya hacía falta una inyección de moral para continuar en la brecha.

Tags: , , , ,

5 comments

  1. carmen peire
  2. javi Villalba
  3. Felipe
    • V.C.
      • Felipe

Trackback e pingback

No trackback ni pingback disponibles para este articulo

Escribe un comentario