Teatro Alfil

El Alfil

Pedro y yo nos habíamos ganado un gran prestigio con la sala Elígeme y sus secuelas. Seguramente nos llamaron del teatro Alfil porque uno de los que estaban en él era Carlos Sánchez, hombre de teatro, a quien yo ya conocía. Tenían una sociedad en la que estaban él, Chema Alonso y . Nos sumamos haciéndome cargo de la dirección. Como se puede comprobar el Alfil es un espacio pequeño y, para hacerlo rentable, pensé ampliar el horario de la programación diaria con espectáculos sencillos, música, cabaret, magia, etc., aprovechando además la barra de bar que había en la misma sala.

No teníamos el menor problema hasta que pusimos en escena Cabaret castizo de Eduardo Fuentes, ni hecho a propósito para nosotros; bueno, tal vez hecho a propósito. Un cabaret bien divertido, respetuoso, pero críticamente ácido e irónico, protagonizado por el sheriff del distrito centro, sin duda una referencia directa al concejal Matanzo, para entonces tristemente famoso en la ciudad, interpretado espléndidamente por Chete Lera. A los tres días recibimos una llamada extemporánea del concejal que, de malos modos, nos citó a su despacho para el día siguiente tras proferir una serie de insultos e imprecaciones, asegurando que no iba a consentir que nadie se burlara de él. En la reunión, ya con otras maneras, nos dijo que no pasaba nada, que no lo debíamos haber hecho pero que, bueno… y a los dos o tres días recibíamos la comunicación del precinto del teatro.

93.1.19 Uno de aquellos días

93.1.19 Uno de aquellos días

Nos movimos rápidamente, lo dimos a conocer a los medios, se lo contamos a los amigos dentro del mundo artístico y cuando en la mañana de un lunes vinieron a precintar el teatro, se encontraron con un teatro abarrotado para ver una sesión especial de Cabaret castizo, y una calle Pez igualmente llena de gente, cortada al tráfico. Pero es que además, dentro de los que se reunieron para impedir la actuación municipal estaban las caras más conocidas del teatro, del cine y de la música.

Teatro Alfil

Permanecimos encerrado en el teatro, con continuas actuaciones gratuitas, hasta que conseguimos que el concejal levantara su orden de precinto. Se había armado un buen revuelvo, tanto Chema como yo, él en su calidad de gerente, yo en la de director, nos reunimos con el alcalde Manzano, con el presidente de la CAM, Leguina, con el ministro de cultura, Solé Tura, recibimos visitas que nos respaldaban, estábamos todo el día en los medios, en los informativos de las televisiones, en las radios…

No sólo fue una batalla defendiendo la libertad de expresión, sino contra una manera caciquil de hacer política que ha caracterizado siempre a importantes sectores de poder del PP.

93.1.20 Diario 16. Con el ministro Solé Tura

93.1.20 Diario 16. Con el ministro Solé Tura, con Chema y con Carlos.

Pero si vencimos y nos terminaron dejando en paz, tras habernos sacado deudas que no nos correspondían, amenazarnos, acosarnos vecinalmente, vigilarnos cada paso que dábamos, etc., incluso de haber provocado la única crisis municipal que ha tenido el Partido Popular en sus muchos años al frente del Ayuntamiento de Madrid, saldada con el cese de dos de sus concejales; el negocio se dañó tan gravemente que ya nunca levantamos la cabeza porque hasta la gente no sabía si estábamos abiertos o no por la mezcla de noticias contradictorias que recibían sobre el teatro, y nosotros no sabíamos que podíamos hacer y qué no.

Lo más expresivo de en qué consistía la pelea fueron unas palabras de la nueva edil de centro diciendo que se había paseado por la calle Pez y había apreciado el silencio y la tranquilidad con que lo pudo hacer. El Partido Popular siempre ha querido una ciudad dormida, con expresiones culturales que no “molesten”, regulada hasta la exasperación…

Es muy largo, pero aquí tienes casi todo lo que salió en la prensa escrita sobre el conflicto, sólo he subrayado algunos trabajos más llamativos por si sólo quieres echar una miradita. Si lo vieras con atención comprobarías medios que se contradicen, noticias falsas, y la evolución de todo el conflicto.

 

Escribe un comentario